Próxima Aventura: La Mancha

Este mes de noviembre, aunque la situación sigue siendo complicada, nos hemos aventurado a seguir nuestra búsqueda de las botellas y cervezas más auténticas del país…

Siempre siguiendo todas las indicaciones de seguridad recomendadas, por supuesto. Pese a todo este bucle sin fin llamado Covid, hemos conseguido visitar algunos productores que nos acogieron con los brazos abiertos.

En esta ocasión, nos hemos decidido por la zona de La Mancha, una tierra mundialmente conocida por tres elementos: El Quijote, su queso y sus vinos. 

Cogemos carretera y manta, la playlist como siempre preparada, y nos lanzamos a la búsqueda por este extenso territorio como si dos personajes cervantinos fuéramos. 

La Mancha es una enorme zona vitivinícola situada entre las provincias de Toledo, Cuenca, Ciudad Real y Albacete, en la comunidad de Castilla-La Mancha. Cuando decimos enorme, no exageramos: es el conjunto de viñedos más grande del mundo, con una extensión de más de 500 mil hectáreas. 

Esta amplísima zona acoge 17 D.O. (Denominaciones de Origen), de esas, 8 son Vinos de Pago. ¡Con razón se la considera la Bodega de Europa!

Las Denominación de Origen de La Mancha son las siguientes: 

D.O. Almansa

D.O. Jumilla (multi-regional, pues una parte de esa D.O. “invade” la provincia de Murcia)

D.O. La Mancha

D.O. Manchuela

D.O. Méntrida

D.O. Mondéjar

D.O. Ribera del Júcar

D.O. Uclés

D.O. Valdepeñas

Y los conocidos como Vinos de Pago de La Mancha, son: 

Vino de Pago Calzadilla

Vino de Pago Campo de la Guardia

Vino de Pago Casa del Blanco

Vino de Pago Dehesa del Carrizal

Vino de Pago Dominio de Valdepusa

Vino de Pago Finca Élez

Vino de Pago Guijoso

Vino de Pago Pago Florentino

Además, la región posee una I.G.P. (Indicación Geográfica Protegida) o como llamamos en España, Vinos de la Tierra, bajo la denominación VT Castilla.

Aunque las primeras menciones de la tradición vitivinícola en La Mancha datan de la época de la Reconquista, en pleno siglo XII, es sabido que en época romana ya existía la costumbre en la región. 

En el Siglo de Oro, los vinos de la Mancha se convirtieron en los vinos de la Corte, dotándolos de gran prestigio y reputación. ¡Incluso en las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote y su fiel compañero Sancho Panza, se hace mención de la calidad de los vinos de La Mancha! Cervantes escribió: “tanto alababa el vino que lo ponía por las nubes, aunque no se atrevía a dejarlo mucho en ellas porque no se aguase”.

A partir de 1940, los viñedos de La Mancha empezaron una gran fase de expansión hasta convertirse hoy en día en la principal actividad económica de la zona, además de en un referente a nivel mundial por su calidad y líder a nivel español en exportación internacional.

¿Qué ha hecho posible esta fascinante extensión de viñedos? Para empezar, su localización. Como sabréis, La Mancha está situada en la parte sur de la submeseta. En otras palabras, nos encontramos en un altiplano infinito que durante millones de años ha ido erosionándose y acumulando depósitos sedimentarios a grandes profundidades. 

Esto es buenísimo para la elaboración del vino por dos motivos: su orografía es poco accidentada y, sus suelos, de gran riqueza natural. 

Nutrida por los ríos Guadiana, Tajo y Júcar, esta gran llanura ubicada a unos 700 metros sobre el nivel del mar tiene un clima continental: llegando a los 40º C en verano y a los -15º C en invierno. 

El color rojizo de su terreno viene básicamente de los suelos calizos, ideales a la hora de elaborar tintos de gran cuerpo. Además, su carácter arenoso facilita la sequedad de estos vinos y sus altos niveles de graduación. 

Con respecto a este carácter seco, también juega un factor importante su geografía: su altitud y ese encajonamiento entre las sierras que rodean la submeseta impiden la llegada de vientos húmedos, además de las infinitas horas de sol que su terreno recibe. 

Y encima, para acabar de redondearlo, todos estos elementos también ayudan a reducir el riesgo de que los viñedos enfermen permitiendo así una maduración ideal de sus frutos. ¿El resultado? Uvas sanas y excelentes que dan vida a vinos exquisitos de color intenso.

Otro de los rasgos más llamativos de La Mancha es la riqueza en su variedades, tanto autóctonas como foráneas. Entre las variedades tintas encontramos Tempranillo (aquí más conocida como Cencibel), Bobal, Tinto Velasco (muchas veces confundida con la Alicante Bouschet / Garnacha Tintorera), Moravia Agria, Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot, Malbec, Cabernet Franc, Graciano, Garnacha Tinta, Syrah y Pinot Noir.

Entre las blancas, la más importante es la Airén, seguida de Macabeo, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo, Moscatel de grano menudo, Pedro Ximénez, Parellada, Torrontés, Gewürztraminer, Riesling y Viognier.

Hay que destacar que tanto la Tinto Velasco, la Moravia Agria y la Airén son únicas en el mundo, una especialidad de nuestro país. 

Hablando de la Airén, se trata de una variedad muy específica de la Meseta Sur, sobre todo la región de Cuenca. Se caracteriza por su increíble resistencia a situaciones extremas de sequía... Por esta razón, es la principal variedad de Castilla La Mancha. Ya hemos hablado de la gran extensión de esta zona, ¿verdad? Eso la convierte automáticamente en la uva más abundante del país (casi un 30% de toda producción) y también una de la más cultivadas en el mundo (a pesar que gran parte del volumen sea usado para destilación). 

Debido al perfil del terruño de La Mancha, la Airén refleja muy bien la mineralidad y acidez de los suelos calizos en sus vinos, además presenta un color amarillo pálido y aromas a frutos blancos como la manzana y el plátano…  ¡nosotros encantados! 

Como ya podéis imaginaros, nuestros desplazamientos fueron muy limitados este mes, así que fue imposible hacer grandes distancias. Sin embargo, con toda la adversidad, nos sorprendió el descubrimiento de estos productores.  


Día 1.

Empezamos el día cortando por carretera un sin fin de viñedos hasta llegar al municipio de Quero, localizado en el extremo sudeste de la provincia de Toledo, prácticamente en el centro de la Comunidad de Castilla-La Mancha. Pero, pese el macroclima de la región, nos encontramos con la llamada “mancha húmeda", una zona con grandes sinuosidades acuíferas entre arroyos y lagunas al Sur y al Norte del municipio. 

Ahí nos esperaba Julián Ruiz de Bodega Esencia Rural, una explotación familiar que se dedica a la agricultura desde hace siglos. La superficie total de la finca es de unas 150 hectáreas, de las cuales 50 hectáreas están ocupadas por viñedos, ubicadas a unos 600 metros sobre el nivel del mar. 

Bodega Esencia Rural La Mancha

A pesar de esta superficie bastante grande, la finca no produce más de 70 mil botellas/año, todas con variedades locales, 100% producción propia como la Airén, la Tinto Velasco y la Tempranillo. Sus viñedos son en su mayoría muy viejos: Tinto Velasco, por ejemplo, tiene más de 145 años. Su Airén también es secular, ambos de pie franco (cepas no injertadas), es decir, son de época pre Phyloxera.

La regla de vida para Julián es que la naturaleza misma sabe cuál es la mejor manera de hacer vino y la familia trata de no interferir con ella, así que practican métodos orgánicos con algunos elementos de biodinámica y los principios de la vinificación natural. Todo lo que se hace en viñedo y en bodega se hace manualmente.

Un antiguo granero para almacenar trigo se utiliza como bodega, cuyas gruesas paredes de piedra conservan bien el frescor y la humedad naturales y contribuyen a la lenta transformación bioquímica natural de sus vinos.

En ese caso, la peculiaridad de la elaboración de vinos rurales es una fermentación / maceración muy prolongada (uno de sus vinos por ejemplo lleva más de 400 días macerando en depósitos de acero inoxidable). La filosofía de Julián es hacer que sus vinos sean lo más puros y naturales posibles

Para concluir, tuvimos el privilegio de pasar casi 4 horas de mucho aprendizaje con Julián, un tipo considerado un referente en la escena de los vinos naturales a nivel global, pero que a nosotros nos ha sorprendido con su sensibilidad, cordialidad y humildad fuera de lo común.

 

Bodega Esencia RuralBodega Esencia Rural La Mancha Bodega Esencia Rural La Mancha

Día 2.

Llegamos al pueblo de Noblejas, ubicado a unos 750 metros sobre el nivel del mar. Nos aguardaba Bienvenido Muñoz de Bodega Muñoz, una iniciativa que empezó su abuelo.  Durante las siguientes generaciones fueron capaces de adaptarse a los muchos momentos de crisis y dificultades, transformando la pasión familiar por los vinos en una moderna y auténtica bodega manchega.  

Bodegas Muñoz

El terreno donde se encuentran sus viñedos principalmente de Tempranillo y Chardonnay, se caracteriza por un relieve austero de suelos rojizos de estructura arcilloso-calcárea de poca profundidad. Eso sumado a la escasez de lluvias (por debajo de 400 mm/año) y una brutal continentalidad con inviernos rigurosos y veranos tórridos, conlleva a diminutos rendimientos de las vides proyectando vinos con una personalidad muy particular de exuberante carga aromática y vigorosa estructura

Mientras nos llevaba por un recorrido por la bodega, Bienve nos contaba las historias de la familia por detrás de las cubas de acero y barricas de robles, pero nos llamaron especial atención unos enormes tanques de hormigón bajo tierra con ya muchas décadas de uso donde se fermentan y almacenan algunos de sus tintos. Tuvimos la suerte de poder probar y comparar todos los vinos de la bodega, los cuales salen al mercado bajo la D.O La Mancha y la V.T Castilla, pero entre tantas botellas, la que más nos ha impresionado fue su Blas Muñoz Chardonnay, elegido para el club de este mes… seguro que vais a flipar.

Día 3.

Tercer día y ya toca la clásica pregunta… ¿Y los birrotes? 

Por supuesto, no podíamos dejar de visitar una cervecera, pero no cualquiera. Partiendo desde nuestra última parada, fuimos husmeando el olor a lúpulos hasta llegar a uno de los más alucinantes productores craft en toda España… Cervecera Península.

Prácticamente con una lata en la mano, ahí ya estaba Arturo esperándonos para presentarnos sus instalaciones y, como no, algunas de las mejores creaciones de Península.

Cervecera Peninsula

El proyecto nace en 2017 de la idea de un padre y su hijo, Juan y Román, respectivamente, y su pasión por las cervezas craft de la escuela americana. De hecho, Román se marchó a EE.UU. por temas de estudios y lo pilló la corriente cervecera estadounidense, mundialmente reconocida por birras de intenso carácter lupulado y extremadamente sabrosas.

Pese a su poquísimo tiempo de vida, la cervecera ha alcanzado cierto reconocimiento dentro y fuera del territorio nacional… Al día de hoy poseen algo más de 40 recetas elaboradas, con unas 15 cervezas en su portafolio actual, explorando principalmente estilos americanos dentro de la familia IPA como West Coast, NEIPAs, Hazy, Session, DDH o Triple IPAs… ¡Uff! Existe un estilo que encaja con nuestra sed para cada momento.

Pero ellos no se limitan solamente a los estilos lupulados… por ejemplo, hemos pillado una Sour de tarta de arándanos para la caja de club Open Mind… hummmmm. ¡Delicious!

Y el mundillo vino-cerveza nos ha revelado otra sorpresita… Mientras Arturo nos enseñaba las instalaciones (muy chulas, por cierto) nos encontramos con unas barricas de roble donde había… ¿Os puede imaginar qué? 

Pues un vino hecho por nuestro amigo de Gredos, Orly Lumbreras. Península está haciendo una colaboración de cervezas envejecidas en roble, además de unas experiencias con cerveza elaborada con una base de mosto de vino de Orly. Ellos, así como otros cerveceros craft, suelen producir bastante cosas chulas en colaboración con otros cerveceros, y ahora se acercan también al mundo del vino. No aguantamos la ansiedad por probar esas maravillas cuando salgan a la luz.

Joder, ¡qué pequeño es el mundo! Cruzarnos con otros frikis como nosotros… jejeje

 

Cervecera PensinsulaCervecera Peninsula

 

Si quieres saber más sobre estos lugares y sabores, hazte socio del club y recibirás todos los detalles de los vinos seleccionados con informaciones específicas del origen de los viñedos, método de producción, perfil sensorial, notas de cata, maridaje, etc. ¡Y lo mismo con las birras, claro! 

Muchísimas gracias a todos los productores que nos han abierto las puertas de su casa y nos han expresado con tanta pasión su amor por lo que hacen: Julian Ruiz (Esencia Rural), Bienvenido Muñoz (Viñedos y Bodegas Muños) y Román & Arturo (Cervecera Península).

 

¡Hasta muy pronto!
 
Bottle Hunters
¡La búsqueda es infinita!

Publicación más antigua